Noticias

Viajando con niños: qué llevar en el equipaje

publisher

Lucia

A la hora de viajar con los niños, hacer el equipaje sin dejar nada atrás se hace cada vez más complicado: juguetes, artículos de cuidado personal, ropa, calzado, toallitas, termómetro, repelentes de insectos..
¿Qué es lo realmente imprescindible? Responden desde Las Provincias.
Laura tiene un blog llamado 'Maleta para tres', y hace hincapié precisamente en esta cuestión, que viajar con niños es muy distinto a hacerlo sin ellos, pero no por ello tiene que ser un obstáculo, que solo se trata de expectativas y de saber adaptarse a sus necesidades. Cuando son muy pequeños, si toman pecho las madres se ahorran mucho 'equipaje'
añadido, entre biberones, calientabiberones y la leche que tome el bebé.
«Llevamos también una toalla pequeña para que sea de su uso exclusivo, una de nuestras camisetas para convertirla en funda improvisada para la almohada que vaya a usar y su gel de baño».
Llevar una bañera hinchable también es recomendable porque ocupa poco espacio y puede ser muy útil, y algún body de más por los escapes, aunque las familias que viajan mucho también recomiendan relajarse, sobre todo porque no pasa nada porque un pantalón tenga las rodillas algo sucias. Además, la mayoría de familias viajeras creen que una mochila de porteo es muy útil para no tener que cargar con el carro de paseo, aunque también depende del tipo de viaje y de los padres. En todo caso, la sillita tiene que ser ligera y compacta.
María José es alicantina, madre de familia numerosa y conocida en las redes por su blog Con los niños en la mochila, especializado en viajes en familia. Su botiquín de primeros auxilios, después de muchos viajes y algunas experiencias, se compone de tiritas de dibujitos -«tienen poderes mágicos»-, gel antisépico, por si no hay agua antes de limpiar una herida, suero fisiológico en monodosis, gasas, esparadrapo, tijeras pequeñas, pinzas para sacar espinas o astillas, termómetro y arnidol, «que va genial para los golpes».
Andrea Marí es madre de una niña de siete años, y explica que, en su caso, ha aprendido a planificar muy bien la maleta para llevar lo justo.
«Cuando vamos a algún sitio de playa preparo los looks que va a llevar cada día, incluso los complementos». La influencer, colaboradora de moda en Las Provincias, cree que esta anticipación le permite aligerar la maleta y, al mismo tiempo, olvidarse durante el viaje de pensar qué hay que ponerse.
Si el destino es algún lugar donde el tiempo puede ser más cambiante, se lleva básicos, como unas mallas y una camiseta negras, y va modificando el resto de prendas: zapatillas o sandalias, chaqueta o sudadera, para que parezca un look distinto. «También lo hago conmigo, es muy práctico para viajar», explica Andrea.
Más allá de la ropa, Andrea Marí explica que hay algunos trucos que ha aprendido con el tiempo. Uno, el preparar la maleta juntas, porque de esa forma los niños participan de los preparativos y durante el viaje hay menos conflictos con lo que hemos metido dentro.
Por otro lado, Andrea cree que es importante que lleven su propia maleta; les da autonomía y les permite hacerse responsables de sus pertenencias. La influencer lleva además un pequeño bolso con un cuaderno, lápices de colores y algún juego de viaje que vienen muy bien para distraer una sobremesa larga y no tener que abusar de la tecnología.
Photo: © PXFuel

Comentarios

Deja una respuesta