Noticias

Cuentos tradicionales latinoamericanos para niños

publisher

Lucia

Cada cultura tiene sus propios cuentos infantiles tradicionales, y los de la América Hispana están entre los más creativos del mundo. En Etapa Infantil han recopilado algunos de los cuentos latinoamericanos cortos que todo niño debería leer al menos una vez en la vida.
Los osos apestosos
    Cuentan que una vez, un oso y una osa estaban discutiendo. El oso decía que la osa olía mal, y la osa, por su parte, aseguraba que era al contrario, y que era el oso el apestoso.
    – ¡Mira que decir esa barbaridad, osa! ¡Si eres tú la que apestas!
    – Ni hablar, oso, deberías olerte… ¡tú eres el que huele mal!
    Como no llegaban a ninguna conclusión, decidieron buscar a alguien "imparcial" que pudiera decir cuál de los dos era el maloliente.
    – Mira, osa- dijo el oso- Allá va un zorro llamémoslo para que diga quién tiene la razón.
    Los osos llamaron al zorro:
    – Dinos, zorro, ¿cuál de los dos está en lo cierto? La osa dice que soy yo el que huele mal. Y yo en cambio estoy seguro de que es ella quien apesta.
    El zorro, muerto de miedo ante la mirada amenazante del oso, le olió, y después a la osa, y dijo:
    – Creo que tienes tú la razón, oso… es ella quien huele mal.
    Nada más decir esto, la osa le dio un golpe tan tremendo al zorro que el pobre se quedó sentado en el lugar.
    – ¡No me gusta que mientan, zorro!- dijo la osa. A ver, llamemos a otro animal… Allá va una tuza. ¡Tucita, ven aquí!
    La tuza acudió a la llamada de la osa.
    – Dice el oso que yo huelo mal. Yo estoy segura de que es él quien huele mal. ¿Tú qué crees?
    La tuza, después de olerlos, dijo:
    – Pues creo que estás en la razón, osa… Es el oso quien huele mal.
    Y nada más decir esto, el oso le dio un tremendo golpetazo a la tuza y la dejó malherida junto al zorro.
    – Tendremos que pedir una tercera opinión- dijo el oso- Mira, ¡un coyote!
    El coyote acudió a la llamada de los osos.
    – Debes decirnos, amigo coyote, cuál de los dos huele mal…
    Pero el animal se fijó en el zorro y la tuza, aún aturdidos por los golpes.
    – ¿Y qué les pasó al zorro y la tuza?
    – Ah… pues que el zorro dijo que era yo quien olía mal y le di un golpe, y la tuza dijo que era el oso el apestoso y entonces él la golpeó-, le explicó la osa.
    El coyote se quedó pensativo. ¿Qué podía hacer? Si decía que era el oso el que olía mal, le daría un golpe. Pero si decía que era la osa, sería ella quien le golpearía. Entonces se le ocurrió una idea:
    – Pues fíjense que sintiéndolo mucho no voy a poder ayudar en nada… tengo un terrible constipado y no huelo.
    Y diciendo esto, el coyote se alejó de allí a toda prisa.
Photo: © YouTube

Comentarios

Deja una respuesta