Noticias

Tareas escolares en casa, mejor los días de clase

publisher

Lucia

Es cierto que con frecuencia los niños regresan de la escuelas cansados y con ganas de desconectar, es decir, de jugar, chatear con sus amigos y mirar el internet. Sin embargo, los especialistas aseguran que es mejor que las tareas escolares se realicen en esos mismos días de clase, mejor que en el fin de semana. En El Correo nos cuentan algunos trucos para motivarles.
Hay pedagogos expertos que están a favor de las tareas y otros que están en contra. Pero todos coinciden en que cada caso hay que evaluarlo de forma personalizada, así que lo primero que tienes que hacer es conocer a tu hijo y confiar en las recomendaciones de sus profesores.
Como norma general, aquellos alumnos que necesitan hacer deberes en verano son aquellos que no les ha ido bien el curso o les que cuesta retomar la rutina. Necesitan no perder el contacto con los estudios o sus obligaciones porque, cuando intentan volver a la normalidad en septiembre, les cuesta muchísimo.
Sin embargo, por otro lado, en los últimos años se han popularizado algunos movimientos que están en contra de los deberes tanto en verano como en cualquier momento del curso. Para muchos padres y expertos en educación las horas lectivas deberían ser más que suficiente para que un alumno aprendiera. En definitiva, consideran que este tipo de actividades no son una buena respuesta a como entretener a los niños.
Consejos prácticos
-No tiene por qué ser una rutina como en el colegio. Podemos dividir los ejercicios por días, dejando espacio para jornadas de fiesta en los que los niños se dedicarán sólo a divertirse y pasarlo bien. Todo depende de su edad y de las necesidades que tengan a la hora de recuperar las enseñanzas aprendidas durante todo el año. Aun así, los expertos aconsejan ser siempre flexibles cuando se trata de marcar los horarios.
-De hecho, lo que es importante y facilitará mucho las cosas será tener un horario marcado. Una rutina que se repetirá durante el resto de días de trabajo. Es normal que en las vacaciones seamos mucho más flexibles, pero conviene mantener los horarios también cuando se descansa. No dejar que los niños se acuesten demasiado tarde, incitar a que se levanten a una hora adecuada… Y conseguir que hagan los deberes en un horario en el que menos distracciones existan en la casa.
-¿Y por qué no sentarnos con ellos y tratar de que sea lo más divertido posible? Siempre hay que hacer los deberes con los niños y ayudarlos en lo máximo posible. Y es que tanto ellos como nosotros estarán deseando de que se terminen, por lo que resulta adecuado echarles una mano.
-Este punto va unido al anterior: Nada de tareas monótonas ni fuera de contexto, podemos hacer que los niños realicen las tareas con mayor gusto a través del juego. Así, otras tareas como leer alguna historia interesante, hacer visitas a parques temáticos o ver una buena película, pueden transformarse en actividades educativas relacionadas con los deberes que el niño después necesita hacer.
-No es nada nuevo que los castigos y los premios son algo básico para conseguir que hagan lo que deben. Podrán hacerlo en función de cómo se comporten con las tareas.
-Otra opción puede ser recurrir a métodos de estudio alternativos:
utilizando las posibilidades que ofrecen los juguetes educativos y las nuevas tecnologías. Dedicando también una hora del día, por ejemplo, para fomentar la lectura y después comentar lo leído. Para repasar matemáticas el niño puede resolver situaciones de la vida diaria en las que deba utilizar lo aprendido con esta materia.
-No dejéis todo para última hora. Sabemos que a veces cuesta, pelearse con los niños es difícil. Pero es importante no dejar que ocurra esto, aunque suele ser algo de lo más habitual. No les obliguéis a realizarlos todos a última hora. Y si falta algo… Tampoco es tan importante: lo importante es que no olviden las enseñanzas ni los buenos hábitos de trabajo.
Photo: © Pixnio

Comentarios

Deja una respuesta