Noticias

¿Cómo afecta el ejercicio físico en el desarrollo intelectual de los niños?

publisher

Lucia

El ejercicio físico, lo sabemos, es una actividad que beneficia a cualquier persona para mejorar su salud, pero en el caso de los niños además afecta a su desarollo cerebral, leemos en As.
Conocer cómo influye el ejercicio en el desarrollo cerebral de los niños es una cuestión fundamental para quienes desean descubrir la implicancia de la actividad física en la salud de los más pequeños. El ejercicio no solo pone fuerte sus músculos y huesos, sino que también aumenta la dureza de su cerebro.
Es cierto que el deporte es beneficioso en cualquier etapa de la vida, pero en cada una de ellas aparecen características diferenciales que no se dan en otra. Por ejemplo, durante la infancia los beneficios tienen que ver más con el desarrollo cognitivo. En la madurez, una vez que el desarrollo ha alcanzado su máximo las ventajas se relacionan más con la prevención de las enfermedades.
Por otro lado, conocer cómo influye el ejercicio en el desarrollo cerebral de los niños es un primer paso para incentivar su práctica en los colegios. También, es posible potenciar unas actividades de ocio sanas y diferentes al sedentarismo.
Por todo ello, a continuación exponemos los principales hallazgos para que tengas en cuenta.
La autoestima y las relaciones sociales se ven potenciadas gracias al deporte en los niños.
Mejorar el rendimiento académico de los niños
Para los niños sacar buenas notas es una prioridad en su vida. Aunque para un adulto parezca tarea sencilla, para los niños es todo un desafío que implica mucho desgaste cognitivo.
El rendimiento académico no solo depende de las horas de estudio, sino que hay implicados muchos factores que trascienden lo meramente escolar.
El estado de ánimo o la fatiga influyen mucho más de lo que parece, por lo que habrá que prestarles la misma atención que a los deberes y al horario de estudio.
El ejercicio físico supone una ayuda muy interesante para mejorar el rendimiento académico. De acuerdo con un artículo de la Universidad Católica Silva Henríquez, existe una relación positiva entre la práctica de ejercicio aeróbico y rendimiento escolar. En concreto, los mejores resultados se obtienen en las materias de lenguaje y matemáticas.
Tratamiento para el TDAH
Uno de los usos del deporte que no es del todo conocido es su aplicación como terapia para ciertos trastornos del desarrollo. Entre ellos, destaca el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, o TDAH, que afecta principalmente a los niños.
Los niños que tienen TDAH presentan problemas para mantener la atención y regular su comportamiento. Son niños que se distraen con facilidad, que les cuesta seguir instrucciones y con problemas de autocontrol.
Normalmente se les suele tratar con fármacos, pero las alternativas psicológicas han demostrado ser más eficaces y tener menos efectos secundarios.
Entre las alternativas de tratamiento en los últimos años se ha investigado el ejercicio físico. Según un estudio realizado por el Centro Universitario de San Isidoro, la práctica durante seis semanas de juegos aeróbicos a una intensidad moderada demostró ser eficaz para mejorar la capacidad atencional de niños con TDAH. Es cierto que no se puede utilizar como única intervención, pero resulta un complemento muy interesante y un poderoso coadyuvante que colabora con este tipo de personas.
Potencia su coordinación y habilidades motoras
Para los niños aprender los movimientos y realizarlos como los adultos supone todo un reto. En la infancia las habilidades motoras no están del todo desarrolladas, por ello no hay mejor forma de mejorarlas que haciendo ejercicio.
Aprender la técnica de cualquier deporte implica aprender a controlar el cuerpo. Los movimientos precisos que se requieren no se aprenden de la noche a la mañana, pero poco a poco van moldeando el cuerpo y produciendo adaptaciones.
En el caso de los niños esto es muy beneficioso ya que el ejercicio les ayuda a mejorar la coordinación. Los mejores ejercicios son los aeróbicos pues influyen positivamente en la coordinación, elasticidad y sentido del ritmo. Ejemplos de ellos son los paseos en bicicleta, las artes marciales o las excursiones por la naturaleza.
La infancia es una etapa llena de vitalidad y energía. Los niños son una fuente de vitalidad inagotable, por tanto qué mejor manera de pasar el tiempo con ellos que haciendo algo de actividad física.
El sedentarismo en niños en un problema creciente que es necesario atajar. El ejercicio físico, especialmente el aeróbico tiene muchos beneficios, especialmente sobre el órgano más importante del cuerpo como lo es el cerebro.
Con el ejercicio regular el cerebro se vuelve más fuerte y resistente, lo mismo que ocurre con los músculos. Además, el rendimiento en el colegio mejorará significativamente. Con todas estas razones, si tienes niños a tu cargo asegúrate que todos los días realizan algo de ejercicio.
Photo: © Piqsels

Comentarios

Deja una respuesta