Noticias

Cómo enfrentar el miedo y dolor de los niños frente a las inyecciones (I)

publisher

Lucia

En la web de la Academia Americana de Pediatría, los doctores Jody Thomas y David K. Becker escribieron sobre el miedo y dolor de los niños frente a las jeringuillas, los pinchazos y las inyecciones.
Muchos padres postergan los controles porque temen cómo podría actuar su hijo cuando necesita recibir una inyección. Si su hijo, o usted, le temen al dolor de recibir una vacuna, no están solos. Al menos dos tercios de los niños y un cuarto de los adultos les tienen miedo a las agujas.
Existen formas simples de ayudar a que recibir un pinchazo sea una experiencia positiva, tranquila e incluso indolora. De hecho, usted puede seguir algunos pasos sencillos, y posiblemente así a su hijo no le molesten en absoluto las vacunas.
Ayude a su hijo a sentirse más en control
Es natural querer esperar hasta el último minuto en el camino a la clínica para decirle a su hijo que va a recibir una inyección. Si bien quizás piense que está ayudando a evitar el estrés, esto les genera más estrés tanto a usted como a él. Estar preparados allana el camino para una mejor experiencia.
    Use palabras que creen una historia positiva sobre su experiencia.
Las palabras son importantes. Pruebe usar palabras más neutrales como "presión", "pellizco", "pinchazo" y "vacuna" en lugar de "dolor" e "inyección". Por ejemplo: "Nos toca ir al médico y recibir un medicamento que ayuda a que te mantengas saludable" suena distinto a "Tenemos que ir al médico para que te den una inyección".
    Hágale saber que entiende sus preocupaciones. Esto es incluso más importante si ya se siente nervioso o ansioso. Decirles a los niños "no es algo tan importante" o "no te preocupes" puede hacerles sentir que no entiende lo que están sintiendo y, de hecho, puede empeorar su ansiedad.
    Puede hacer que su hijo sienta que le escucha, a la vez que le ayuda a afrontar la situación. Diga algo como: "¡Lo sé! No es muy divertido. No tienes muchas ganas de hacerlo, ¿verdad? Te entiendo. Por eso vamos a hacer un plan para que puedas estar más cómodo y sentir que tienes el control". Esto puede ayudar a su hijo a sentir que usted le escucha y que está allí para lo que necesite. Le está haciendo saber que sus preocupaciones son razonables y que es posible hacer algo al respecto. Estas acciones nos ayudan a todos a manejar mejor nuestra ansiedad.
    Y no pida perdón. Pedimos perdón cuando hacemos algo malo. Ocuparse de la salud de su hijo no es nada malo.
    Dele una buena razón por la cual necesita vacunarse. Saber el por qué puede motivar a su hijo. Puede explicarle: "Te vacunas porque eso te protege para evitar que te enfermes y te mantiene saludable". Si el niño es mayor, usted puede decir: "Porque ayuda a tu cuerpo a desarrollar inmunidad para luchar contra infecciones dañinas". Señalar que están haciendo algo bueno para la comunidad también puede ser efectivo.
Photo: © PXFuel

Comentarios

Deja una respuesta