Noticias

¿Por qué se producen los antojos durante el embarazo?

publisher

wpx_

Fresas con nata, chocolate o cosas bastante más sorprendentes están entre los antojos que en ocasiones tienen las embarazadas, para complicación de sus parejas o familiares. Pero, ¿por qué se produce este fenómeno tan publicitado? Los expertos, en El Debate, indican que los antojos en las mujeres durante la etapa gestacional se da por los cambios hormonales. Durante estos, las futuras madres pueden sentir antojo por sabores o alimentos que antes del embarazo les resultaban desagradables.
Algunos nutricionistas creen que los antojos surgen para compensar una necesidad nutricional. Por ejemplo, una baja de vitamina B se compensaría con chocolate, el betacaroteno con duraznos, sin embargo, los estudios no han demostrado mucha validez de esta postura, lo cierto es que los antojo son reales.
Otra de las teorías, la más aceptada es que los antojos se dan por la necesidad de afecto de la mujer por la pareja y por la ansiedad que produce el embarazo y la búsqueda de desvíar la atención con comida.
Sea cual sea la causa de los antojos en el embarazo es conveniente que estos sean siempre sanos y que no pongan en riesgo a la madre o al bebé.
Mientras no afectes tu alimentación puedes cumplirlos, aunque es importante que lo hagas con moderación. Un antojo concedido te dará placer y equilibrio como futura mamá.
Los caprichos al paladar pueden ir desde helados, galletas, pasteles hasta algo más picosito como paletas, tamarindos o fruta enchilada, entre otros.
Sin embargo, no solo debes saborear los antojos saludables, es importante alejarse de los alimentos con muchas calorías y grasas y tratar de controlar los ataques de hambre, pues te pueden llevar a padecer problemas de sobrepeso o complicaciones en el parto.
Para reducir los antojos no sanos es aconsejable que no saltes el desayuno, hacer ejercicio y contar con apoyo emocional, porque son justo las emociones las que hacen que se busque la comida.
¿Cómo mitigarlos?
Sal a caminar
Los antojos llegarán cuando estés cansada y estresada. Por fortuna, el ejercicio puede aumentar tus niveles de energía y tu estado de ánimo.
Una pequeña caminata es todo lo que necesitas para disfrutar los beneficios.
Toma un respiro
La próxima vez que sientas un antojo llegar, haz la técnica de respiración del yoga. Inhala profundamente por 4, luego mantén la respiración por 7 y exhala en 8. Repite 4 veces. Este ejercicio te ayudará a poner en pausa tu vida por un momento y combatir la "necesidad" de tu cuerpo de comer algo. Además es una técnica buenísima para relajarse.
Come algo limpio
Tener el antojo de un dulce o chocolate no siempre es el resultado de aburrimiento o estrés. Si no has comido en un buen rato, los niveles de azúcar disminuirán. Lo mejor es que comas una combinación de carbohidratos complejos y proteína, como una manzana con una pequeña pieza de queso. Una vez que tengas la gasolina, tu cuerpo empezará a funcionar bien de nuevo.
Toma agua
Toma un vaso de agua y empieza a darle sorbos. Cada vez que tengas un antojo malo (como de pastel de chocolate), toma un vaso de agua en media hora. No es inusual confundir el hambre con la sed, así que sólo debes descartar lo que te hace daño.
Toca tu oreja
Sonará sorprendente, pero ciertos puntos de acupresión en el oído suprimen el apetito y los antojos. ¡Inténtalo! Sólo tienes que presionar gentilmente el punto del hambre por un minuto y los antojos deberían desaparecer como por arte de magia.
Toma el celular
Aunque te consideres una estrella en el multitasking, tu cerebro tiene un límite para hacer muchas cosas al mismo tiempo. Por eso se dice que puedes jugar tetris por 3 minutos cuando te ataquen los antojos. ¿No te gusta el tetris? ¿Qué hay del candy crush?
Photo: © Ranveig / Flickr

Comentarios

Deja una respuesta