Noticias

Alternativas más saludables a los dulces más dulces

publisher

Lucia

La alimentación en la primera infancia desempeña un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo saludable de los niños. Sin embargo, cuando se trata de satisfacer los antojos de dulces y tentempiés, los padres a menudo se enfrentan al desafío de equilibrar el gusto por lo dulce con la necesidad de proporcionar opciones saludables. ¿Cómo pueden los padres encontrar el equilibrio adecuado entre la indulgencia y la nutrición en la dieta de sus hijos preescolares?

Exploramos algunas opciones que pueden resultar menos lesivas o más saludables para los niños en edad preescolar:

     Frutas frescas: Las frutas frescas son una opción excelente para satisfacer los antojos de dulces de los niños de manera saludable.

Repletas de vitaminas, minerales y fibra, las frutas proporcionan energía sostenida y ayudan a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. Además, su variedad de colores y sabores puede resultar atractiva para los niños.

     Yogur natural con frutas: El yogur natural sin azúcar agregado, combinado con frutas frescas o congeladas, es una opción deliciosa y nutritiva para un bocadillo o postre. El yogur proporciona calcio y probióticos beneficiosos para la salud digestiva, mientras que las frutas agregan sabor y dulzura natural.

     Frutos secos y semillas: Los frutos secos y las semillas son excelentes fuentes de grasas saludables, proteínas y fibra. Opta por variedades sin sal ni azúcares añadidos y asegúrate de ofrecerlos en trozos pequeños para evitar riesgos de atragantamiento en los niños pequeños.

     Palitos de vegetales con hummus: Los palitos de zanahoria, pepino, apio y pimientos son alternativas crujientes y saludables a las papas fritas. Combínalos con hummus casero para un bocadillo lleno de sabor y nutrientes.

     Galletas caseras: Preparar galletas en casa usando ingredientes saludables como harina integral, avena, plátano o puré de manzana puede ser una opción más saludable que las versiones comerciales cargadas de azúcares y grasas saturadas. Controlar los ingredientes te permite reducir la cantidad de azúcar agregado y optar por alternativas más nutritivas.

     Chocolate negro: Aunque el chocolate negro contiene azúcar, también es una fuente de antioxidantes y puede ser una opción ocasional como dulce. Opta por variedades con un alto porcentaje de cacao (70% o más) y limita las porciones para controlar la ingesta de azúcar.

Es importante recordar que la clave está en la moderación y la variedad.

Ofrecer una amplia gama de alimentos nutritivos y limitar la exposición a dulces y alimentos procesados puede ayudar a establecer hábitos alimenticios saludables desde una edad temprana. Además, involucrar a los niños en la preparación y selección de alimentos puede fomentar una relación positiva con la comida y promover hábitos alimenticios saludables a largo plazo.

© SomosTV LLC-NC / Photo: © Bing IG

Comentarios

Deja una respuesta

NOTICIAS DESTACADAS