Noticias

Así aprenden los niños las palabras

publisher

Lucia

Los niños aprenden una gran cantidad de palabras en los primeros años preescolares. Un niño de dos años podría decir solo un puñado de palabras, mientras que un niño de cinco probablemente sepa muchos miles.
¿Cómo logran los niños esta maravillosa hazaña cuando la mayoría de sus vivencias de sus 2 años se les olvidarán? La pregunta ha ocupado a los psicólogos durante más de un siglo: en innumerables experimentos cuidadosamente diseñados, los investigadores valoran la información que los niños usan para aprender nuevas palabras. No está claro cómo los niños integran los diferentes tipos de información.
"Sabemos que los niños usan muchas fuentes de información diferentes en su entorno social, incluido su propio conocimiento, para aprender nuevas palabras. Pero la imagen que surge de la investigación existente es que los niños tienen una serie de trucos que pueden usar", dice Manuel Bohn, investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.
Por ejemplo, si le muestra a un niño un objeto que ya conoce, digamos una taza, así como un objeto que nunca ha visto antes, el niño generalmente pensará que una palabra que nunca antes escuchó pertenece al nuevo objeto. ¿Por qué? Los niños usan la información en la forma de su conocimiento existente de las palabras (la cosa de la que bebes se llama "taza") para inferir que el objeto que no tiene nombre va con el nombre que no tiene objeto. Otra información proviene del contexto
social: los niños recuerdan interacciones pasadas con un hablante para averiguar de qué es probable que hablen a continuación.
"Pero en el mundo real, los niños aprenden palabras en entornos sociales complejos en los que hay más de un tipo de información disponible. Deben utilizar su conocimiento de las palabras mientras interactúan con un hablante. El aprendizaje de palabras siempre requiere la integración de múltiples fuentes de información diferentes", Continúa Bohn. Una pregunta abierta es cómo combinan los niños fuentes de información diferentes, a veces incluso conflictivas.
Predicciones por un programa de computadora
En un nuevo estudio, un equipo de investigadores del alemán Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, MIT y la Universidad de Stanford aborda este tema. En un primer paso, realizaron una serie de experimentos para medir la sensibilidad de los niños a diferentes fuentes de información. A continuación, formularon un modelo cognitivo computacional que detalla la forma en que se integra esta información.
"Puedes pensar en este modelo como un pequeño programa de computadora.
Ingresamos la sensibilidad de los niños a información diferente, que medimos en experimentos separados, y luego el programa simula lo que debería suceder si esas fuentes de información se combinan de manera racional. El modelo brinda predicciones de lo que debería suceder en situaciones hipotéticas nuevas en las que todas estas fuentes de información están disponibles", explica Michael Henry Tessler, uno de los autores principales del estudio.
En un paso final, los investigadores convirtieron estas situaciones hipotéticas en experimentos reales. Recopilaron datos con niños de dos a cinco años para probar qué tan bien las predicciones del modelo se alinean con los datos del mundo real. Bohn resume los resultados: "Es notable lo bien que el modelo racional de integración de información predijo el comportamiento real de los niños en estas nuevas situaciones.
Nos dice que estamos en el camino correcto para comprender desde una perspectiva matemática cómo los niños aprenden el lenguaje".
Photo: ©  Marko Milivojevic / pixnio

Comentarios

Deja una respuesta