Noticias

Los colorantes en la dieta infantil

publisher

Lucia

Todos comemos a diario productos que incluyen colorantes, algunos naturales y otros artificiales, pero últimamente se está poniendo de moda el uso de colorantes "antinaturales" en muchos productos, con la excusa de que así atraen más a los niños: bizcochos hechos con los colores del arcoíris, donas con glaseado brillante, purés azules o bebidas de tonos turquesas, fucsia y anaranjado. Zócalo responde a la pregunta que se hacen muchos padres sobre la inocuidad o los riesgos de esos colorantes que se añaden a los alimentos.
A través de los años, desde que los aditivos colorantes comenzaron a utilizarse en los alimentos, han sido centro de la controversia. Al principio, los colores provenían de frutas y vegetales, por lo que no había problemas, pero a partir de los años 60, se comenzaron a utilizar más los aditivos por los colores brillantes que daban a los alimentos.
A pesar de que cada vez más son las condiciones de salud que se asocian al uso de estos aditivos, la utilización de ellos no parece disminuir.
“La industria sabe que los niños van a preferir los dulces con colorantes, porque les atrae la vista. Si se dejan los chocolates con color chocolate, el nene no lo quiere, pero si lo pintan de rojo, azul o amarillo o de verde salen corriendo. Si pones un bizcocho en la vitrina del color de la harina tampoco se vende, cuando le meten el colorante atrae la vista, pero envenena el hígado y causa deficiencias inmunológicas. Puede dar gastritis, colitis, autismo, alergias severas y eso no se debe permitir. También puede provocar un cáncer de hígado”, afirmó Ada Ortiz, quien es pediatra, naturópata y acupunturista.
Entre los colorantes más señalados como dañinos están el Rojo 40, el Amarillo 5 y el Amarillo 6 del que se saca la mayoría de los demás colores.
Si bien el uso de estos aditivos se relacionan a alergias, cáncer, daños en los órganos y otros problemas, se señala entre los más afectados a los niños pues también se asocian a empeorar condiciones como el autismo, la hiperactividad y el déficit de atención.
“Solo basta ver cómo los niños se comportan en los cumpleaños. ¿Y qué hay en los cumpleaños? Bizcocho, dulces, cupcakes con colorantes. Los nenes se enferman y las mamás les dan medicamentos con colorantes. ¿Los están sanando con eso? No”, afirmó la doctora Ortiz.
La experta recomienda el uso de alimentos que tenga colorantes de origen natural. Para lograrlo, es importante que se lean bien las etiquetas.
“Los colorantes artificiales tienen números, los colorantes naturales no, porque el rojo viene de la cereza, la manzana, provienen de alimentos”, aseguró Ortiz, quien ve la mejoría de sus pacientes de diferentes condiciones cuando les elimina de sus dietas el colorante.
La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), no ha prohibido el uso de los colorantes, pues hay sectores que sostienen que aún no hay evidencia suficiente que relacione los colorantes con las enfermedades mencionadas.
Sin embargo, son cada vez más los padres que se han unido en Estados Unidos y le están exigiendo a la entidad que los prohíba.
Colores que han sido prohibidos en algunos países europeos por sus efectos negativos a la salud:
Azul 1 – Daño cromosomático.
Azul 2 – Cáncer cerebral.
Rojo 2 – Cáncer en la vejiga.
Rojo 3 – Daño cromosomático, cáncer de tiroide y efecto neuroquímico y de comportamiento.
Verde 3 – Cáncer en la vejiga.
Rojo 40 – Daño cromosomático y linfomas.
Amarillo 5 – Daño cromosomático, linfomas, alergias, asma, hiperactividad, comportamiento violento, insomnio, cáncer de tiroides.
Amarillo 6 – Asma, hiperatividad, urticaria, daño cromosomático, cáncer de tiroides.
Si usted tiene dudas, lo más sencillo es no usarlos, y recuerde que usar tomate, espinacas o zanahoria bastan para cambiar el color de algunos platillos...
Photo: © Skoot13 / wikimedia

Comentarios

Deja una respuesta