Noticias

Cómo detectar si mi niña/o sufre del trastorno autista

publisher

Lucia

Las personas con autismo pueden tener una variedad de síntomas. Algunos son comunes y otros dependen de la gravedad del trastorno, dicen desde la Academia Americana de Médicos de Familia. Estos son algunos síntomas que puedes detectar al observarlo/a:
Ella o él, pueden...
    Evitar el contacto físico o el visual.
    No responder a voces u otros sonidos.
    No responder a alguien que los llame.
    No hablar.
    No entender los gestos con las manos o el lenguaje corporal.
    Balancearse hacia adelante y hacia atrás, girar o golpearse la cabeza.
    Mirar fijamente parte de un objeto, como las ruedas de un automóvil de juguete.
    Obsesionarse con ciertos temas o cosas.
    No jugar juegos simulación o fantasía.
    Preocuparse por el orden, la rutina o el ritual y enojarse si se altera o cambia.
    Tener una expresión facial inmutable y/o usar una voz monótona.
    No tener miedo al peligro y causar lesiones accidentalmente.
Aproximadamente el 20% de los niños con autismo se desarrollan normalmente durante los primeros 1 o 2 años de sus vidas. Luego, experimentan lo que los médicos llaman una regresión. Esto significa que pierden las habilidades que tenían antes, como la capacidad de hablar.
Por otro lado, algunos niños autistas adquieren habilidades especiales.
Por ejemplo, pueden ser capaces de resolver problemas matemáticos complejos en sus cabezas. Habilidades como estas son menos comunes.
¿Qué causa el autismo?
Los médicos no están seguros de qué causa el autismo. Algunos estudios sugieren que es genético (se da en las familias). Ciertos problemas de salud o elementos en el entorno de su hijo pueden desempeñar un papel.
Los niños que nacen de padres mayores tienen un mayor riesgo de autismo.
Los niños son más propensos a tener autismo que las niñas. En la mayoría de los casos, la causa del autismo de un niño nunca se conoce. A medida que los médicos continúen estudiando el autismo, pueden aprender más sobre las causas.
Las vacunas no causan autismo. Esto incluye la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés). Las vacunas son una parte importante de la salud de su hijo. Si le preocupa la seguridad de las vacunas, hable con su médico.
¿Cómo se diagnostica el autismo?
No hay pruebas de laboratorio que puedan detectar el autismo. Hable con su médico si su hijo no se comporta como se esperaba para su edad. Si el médico sospecha que padece autismo, puede sugerirle que consulte a un psiquiatra infantil u otro especialista. Un especialista puede observar a su hijo para buscar signos de autismo.
Algunos niños que tienen autismo también tienen discapacidad intelectual. Esto significa que sus habilidades intelectuales funcionan muy por debajo del promedio. Esto causa retrasos en el desarrollo y puede dificultar el diagnóstico de autismo. Los niños con autismo no responden las preguntas de la misma manera que otros niños. Un experto puede hacerle pruebas especiales a su hijo para aprender más sobre la afección de su hijo.
¿Se puede prevenir o evitar el autismo?
Más niños están siendo diagnosticados con autismo. No está claro si esto significa que más niños tienen autismo. Puede significar que los padres, los médicos y los maestros son mejores para reconocer los signos del autismo.
Tratamiento del autismo
Los niños no «superan» el autismo y no hay cura. Los medicamentos no pueden tratar el autismo por sí solos. Puede ayudar a controlar algunos síntomas, como la agresión o el insomnio. La investigación muestra que algunos niños se benefician de una terapia intensa del comportamiento y el lenguaje. Con la terapia, los síntomas de su hijo pueden mejorar a medida que crece. Hable con su médico sobre qué tipo de tratamiento es mejor para su hijo.
Vivir con autismo
Las personas con autismo pueden vivir vidas normales y saludables.
Pueden ver y reaccionar a las cosas de diferentes maneras. Pueden tener más dificultades para prestar atención. Como padre, es posible que necesite encontrar otras formas de enseñar y conectarse con su hijo.
Trabaje con el médico o especialista para mejorar el estilo de vida de su hijo. Esto podría significar crear rutinas o hábitos para que su hijo se sienta seguro y relajado. Es importante hacer esto a una edad temprana. Puede ayudar a su hijo a sobrellevar mejor la vida cuando sea adulto.
Photo: © karelinlestrange / pixabay

Comentarios

Deja una respuesta