Noticias

Niños familiarizados con inglés y español, serán mejores comunicadores

publisher

Lucia

Si sus hijos están acostumbrados a escuchar en casa indistintamente español e inglés, será mejor comunicador que los que sólo conocen el inglés, y les resultará más facil ponerse en el lugar del otro durante la comunicación, sostiene un estudio de la Universidad de Chicago, citado por Tendencias 21, que añade que ni siquiera necesitan conocer correctamente los dos idiomas, o sea ser bilingües.
La comunicación efectiva requiere la capacidad de adoptar las perspectivas de los demás. Los investigadores descubrieron que los niños de entornos multilingües interpretan mejor lo que quiere decir un hablante que los niños que están expuestos únicamente a su lengua materna.
El hallazgo más novedoso es que los niños ni siquiera tienen que ser bilingües ellos mismos; es la exposición a más de un idioma la que es la clave para la construcción de habilidades de comunicación social efectiva.
Estudios anteriores han examinado los efectos de ser bilingüe en el desarrollo cognitivo. Este estudio, publicado en línea el viernes pasado por la revista Psychological Science, es el primero en demostrar los beneficios sociales de simplemente estar expuesto a múltiples idiomas.
"Los niños en entornos multilingües tienen amplia práctica social en rastrear quién habla qué a quién, y la observación de los patrones sociales y alianzas que se forman basadas en el uso del lenguaje", explica Katherine Kinzler, profesora de psicología y experta en lenguaje y desarrollo social, en la información de la Universidad de Chicago.
"Estas experiencias socio-lingüísticas tempranas podrían perfeccionar la habilidad de los niños para tomar perspectivas de otras personas y proporcionarles herramientas para una comunicación efectiva."
El coautor del estudio Boaz Keysar, profesor de psicología y experto en comunicación y cognición, dice que este estudio forma parte de un programa de investigación más grande que intenta explicar cómo los seres humanos aprenden a comunicarse. "Los niños son muy buenos en la adquisición del lenguaje. Dominan el vocabulario y la sintaxis de la lengua, pero necesitan más herramientas para ser comunicadores eficaces ", dice Keysar. "Gran parte de la comunicación consiste en tomar perspectivas, que es lo que nuestro estudio mide."
Experimento
Keysar, Kinzler y sus co-autores, los estudiantes de doctorado en psicología Samantha Fan y Zoe Liberman, hicieron que 72 niños de 4 a 6 años participaran en una tarea de comunicación social. Los niños eran de uno de estos tres orígenes lingüísticos: monolingües (niños que oían y hablaban solo inglés y tenían poca experiencia con otros idiomas); expuestos (niños que principalmente oían y hablaban Inglés, pero que tenían cierta exposición regular a hablantes de otra lengua); y bilingües (niños que estaban expuestos a dos idiomas de forma regular y que eran capaces de hablar y entender ambas lenguas). Había 24 niños en cada grupo.
Cada niño que participó se sentó en un lado de una mesa frente a un adulto y jugó un juego de comunicación que requiere mover objetos en una cuadrícula. El niño era capaz de ver todos los objetos, pero el adulto en el otro lado de la red tenía algunas plazas bloqueadas y no podía ver todos los objetos. Para asegurarse de que los niños entendieran que el adulto no podía ver todo, el niño jugaba la primera vez desde el lado del adulto.
Para la prueba crítica, el adulto le pedía al niño que moviera un objeto en la cuadrícula. Por ejemplo, decía: "Veo un coche pequeño, ¿podrías mover el coche pequeño?" El niño podía ver tres coches: uno pequeño, uno mediano y uno grande. El adulto, sin embargo, sólo podía ver dos coches:
el mediano y el grande. Para interpretar correctamente el significado intencional del adulto, el niño tenía que tener en cuenta que el adulto no podía ver el coche más pequeño, y movía el que el adulto pretendía en
realidad: el mediano.
Diferencias
Los niños monolingües no comprendían tan bien el significado intencional del adulto en este juego, dado que movían el objeto correcto sólo alrededor del 50 por ciento del tiempo. Pero la mera exposición a otro idioma mejoraba la capacidad de los niños para entender la perspectiva del adulto y seleccionar los objetos correctos. Los niños en el grupo de exposición elegían correctamente el 76 por ciento de las veces, y el grupo bilingüe tomaba la perspectiva del adulto en el juego correctamente el 77 por ciento de las veces.
"El lenguaje es social", señaló Fan. "Estar expuesto a múltiples idiomas te da una experiencia social muy diferente, lo que podría ayudar a los niños a desarrollar habilidades de comunicación más eficaces."
Liberman agrega: "Nuestro descubrimiento tiene importantes implicaciones políticas, por ejemplo sugiere ventajas previamente no conocidas de la educación bilingüe".
Photo: © OmarMedinaFilms / pixabay

Comentarios

Deja una respuesta