Noticias

Los vegetales que come mamá pueden gustar más a su bebé

publisher

Lucia

La madre que consume a menudo vegetales durante el embarazo y la lactancia, estaría favoreciendo que el bebé, cuando crezca sea más proclive a este alimento imprescindible que los pequeños no siempre aceptan, dicen en Bebés y Más.
La alimentación en el embarazo es un factor clave no solamente para la salud de la madre, sino también para la de su bebé. Sabemos, por ejemplo, que llevar una buena alimentación ayuda a prevenir enfermedades y reducir riesgos durante el parto y la infancia.
Algo esencial para una dieta equilibrada y nutritiva son las verduras o vegetales, alimentos con los que en ocasiones batallamos los padres para que nuestros hijos los consuman y para los que buscamos trucos o recetas especiales.
En una recopilación de estudios que hicimos sobre la influencia de la lactancia en la alimentación del bebé, encontramos que los bebés amamantados suelen ser más proclives a aceptar sabores nuevos o diferentes, y entre esos estudios, había uno que señalaba que los bebés de aquellas madres que habían consumido ciertos alimentos con mayor frecuencia durante la lactancia solían aceptarlos mejor.
Ahora, un nuevo estudio indicaría que inculcar una alimentación que incluya verduras puede comenzar desde que están en la barriga, pues se encontró que cuantas más verduras consuman las madres durante el embarazo, mayores porciones comerán sus hijos durante la infancia.
El estudio
De acuerdo con el estudio publicado en la revista Appetite y realizado por un grupo de investigadores franceses y estadounidenses, la cantidad de vegetales que consumen las madres en su embarazo estaría relacionada con el consumo de estos vegetales durante los primeros años de sus hijos.
En una investigación experimental previa, realizada por el mismo equipo, se encontró que la transferencia pasiva de sabores de la dieta materna a través del líquido amniótico y la leche materna, podría mejorar y aumentar el consumo de vegetales por parte de los niños.
Para este estudio, se dio seguimiento a 696 mujeres durante sus embarazos, realizando encuestas sobre la alimentación de sus hijos seis años después. Tras analizar la información, se encontró que las madres con una ingesta de vegetales consistentemente más alta, informaron que sus hijos los consumían con mayor frecuencia, en comparación con las madres que llevaron una ingesta baja constante.
Aunque los investigadores señalan que el consumo de vegetales en la infancia puede deberse a múltiples factores, su estudio demuestra que "la ingesta de vegetales prenatal y posnatal de la madre parece tener una influencia pequeña pero significativa".
Photo: © Marco Verch / Flickr

Comentarios

Deja una respuesta