Noticias

Prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos

publisher

Lucia

Se estima que uno de cada seis estadounidenses se enferma cada año después de comer alimentos contaminados. Cualquiera puede intoxicarse con alimentos, pero es más probable que los niños se vean afectados y tengan enfermedades más graves, recuerda la web de la Academia Americana de Pediatría. La buena noticia es que la mayoría de las enfermedades transmitidas por los alimentos se pueden prevenir siguiendo estas pautas de seguridad.
Limpieza
    Tenga especial cuidado al preparar carnes y aves crudas. Lávese las manos y todas las superficies que hayan estado en contacto con la carne y las aves crudas con agua caliente y jabón antes de continuar con su preparación.
    Siempre lávese las manos antes de preparar las comidas y después de ir al baño o cambiar el pañal de su hijo.
    Si tiene cortes o llagas abiertos en las manos, utilice guantes mientras prepara los alimentos.
    No prepare alimentos cuando esté enfermo, especialmente si tiene náuseas, vómitos, calambres abdominales o diarrea.
Selección de alimentos
    Examine con cuidado cualquier alimento enlatado (especialmente los productos enlatados en casa) en busca de signos de contaminación bacteriana. Observe si hay líquido lechoso alrededor de las verduras (debe ser transparente), frascos agrietados, tapas sueltas y latas o tapas hinchadas. No utilice productos enlatados o en frascos que presenten cualquiera de estos signos. Ni siquiera los pruebe. Tírelos para que nadie más los coma. (Envuélvalos primero en plástico y luego en una bolsa de papel grueso).
    Compre todas las carnes y mariscos a proveedores de confianza.
    No utilice leche cruda (sin pasteurizar) ni queso elaborado con leche cruda.
    No coma carne cruda o poco cocida.
    No le dé miel a un bebé menor de un año.
    Si su hijo rechaza una comida o bebida en particular, huélala o pruébela usted mismo; es posible que descubra que está echada a perder y que no debe consumirse.
Preparación y servicio de alimentos
    No deje que los alimentos preparados (especialmente los que contienen almidón), las carnes cocidas y curadas, el queso o cualquier cosa con mayonesa permanezcan a temperatura ambiente durante más de dos horas.
    No interrumpa la cocción de carnes o aves para terminar la cocción más tarde.
    No prepare alimentos de un día para el otro a menos que vaya a congelarlos o refrigerarlos de inmediato. (Siempre coloque los alimentos calientes directamente en el refrigerador. No espere a que se enfríen primero).
    Asegúrese de que todos los alimentos estén bien cocidos. Utilice un termómetro para carne para los alimentos grandes tales como asados o pavos, y córtelos en otros trozos para verificar si están listos.
    Cuando recaliente comidas, cúbralas y recaliéntelas bien.
Photo: © Nenad Stojkovic / Flickr

Comentarios

Deja una respuesta