Noticias

Quedarse en casa no tiene por qué ser aburrido para los niños (y II)

publisher

Lucia

Ya sea que su familia necesite aislarse después de una prueba de COVID positiva o que alguna tormenta cancele los planes al aire libre, quedarse atrapado en casa puede generar una sensación de encierro. Para ayudar a sobrellevar la situación, concéntrese en los puntos positivos que están bajo su control. Una gran ventaja de tener más tiempo en familia en el interior es también tener más oportunidades de conectarse entre sí a través del juego, nos dicen desde la Academia Americana de Pediatría.
Sea creativo con artesanías/obras manuales
Proyectos de arte y para colorear pueden ayudar a reducir el estrés, en los padres y los niños. Trabajen juntos en un dibujo o trabajo manual, turnándose para agregar elementos. Esto ayuda a fomentar flexibilidad y pensamiento colaborativo. El resultado no es importante; se trata de pasar un buen rato, de construir recuerdos y de activar la interacción social.
Algunos puntos que considerar:
    Generen ideas juntos. Generar ideas, ponerlas a prueba y tomar pasos para finalizar un proyecto son habilidades que ayudarán a sus niños durante toda la vida. Brinde un ejemplo de cómo generar ideas pretendiendo no saber qué debe hacer después (por ejemplo, qué color o material usar) diciendo, "Ummm, creo que estamos estancados. ¿Qué podemos intentar?".
    Comparta e imagine. La pandemia ha limitado el contacto de los niños con parientes lejanos y amigos. Anime a los niños a hacer un dibujo para enviarlo por correo a un abuelo o a otro ser querido. Cuando estén dibujando, hable sobre la persona que lo va a recibir y sobre sus cosas preferidas. Pregúntese en voz alta que podría esta persona estar sintiendo en esta época del año. Esto puede ayudar a los niños a practicar cómo entender el punto de vista y emociones de otra persona.
Clasifique, construya y explore
Los niños aprenden y crecen cuando exploran el mundo físico que los rodea. Sus mentes aprenden mejor cuando se relacionan y juegan con sus padres, hermanos, cuidadores y otros. Ayude a que desarrollen habilidades motrices gruesas y finas colocando piezas no tan al alcance para que los niños las acerquen hacia ellos. Haga observaciones al tiempo que juegan juntos. Atención compartida -- cuidadores y niños prestando atención a los objetos mientras juegan y hablan - ayuda a fomentar el lenguaje y el pensamiento social.
Cuando los niños estén jugando, llame la atención a sus sentidos. Pregunte:
    ¿Qué colores ves?
    [Golpea las dos piezas con las manos.] ¡Ah - escuchas esto! ¿Puedes hacer ese sonido?
    ¿Cuál crees que se ve mejor/se siente mejor/suena mejor, este o aquel?
Recuerde:
El tiempo para jugar con los hermanos y los adultos ayuda a los niños a establecer conexiones cerebrales, a desarrollar habilidades emocionales y a fortalecer sus relaciones. En este tiempo cuando muchos niños no pueden ver a sus profesores, amigos y a otros cuidadores, la oportunidad de jugar con los adultos y con sus hermanos en su propia casa puede brindarles conexiones importantes.
Puede que no siempre sea fácil para las familias sacar tiempo para jugar. Pero entre más practiquen y lo disfruten, termina formando parte de las herramientas de la crianza.
Photo: © Direct Media / StockSnap

Comentarios

Deja una respuesta