Noticias

Guía para visitar Nueva York con niños

publisher

Lucia

Nueva York, la ciudad más cosmopolita y diversa de Estados Unidos, es uno de los polos de atracción turística de nuestro país, al que acuden cada año millones de personas. La gran urbe de los rascacielos puede ser -dicen en La Vanguardia- ahora que la pandemia está en retroceso un lugar muy atrayente para viajes familiares con niños. Y estas son sus recomendaciones...
La mayoría de los turistas que visitan la ciudad de Nueva York se quedan una media de siete noches, según NYC Company. Si vas con niños, si en vez de cuatro ó cinco noches, te puedes tomar unos días más, hazlo. El incremento de vuelos directos desde la Ciudad Condal, con el estreno de la ruta directa de Norwegian el año pasado, sin duda te lo pone más fácil.
Hacer maratones con niños para no perderse nada es poco recomendable y unos días extra te permitirán disfrutar con más relax de una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Para tener claro que ver y que hacer, la web de la oficina de turismo de Nueva York, ofrece planes gratis para hacer con los más pequeños. Si quieres verlo todo, el CityPASS incluye la entrada de las principales atracciones y monumentos con más de un 40% de descuento.
Elige un hotel ‘Kids friendly’
En Nueva York hay hoteles para todos los gustos así que elige el más se adecue a tus necesidades. En el WestHouse Hotel tienen un pack de bienvenida para los niños que incluye un oso de peluche al hacer el check-in, una sorpresa con la que empezar la estancia de la mejor manera posible. Además todos los clientes del hotel tienen acceso a una zona privada donde pueden encontrar zumos, cafe, y té durante todo el día y por la noche hay una cena ligera gratuita en este mismo lugar.
Los que tienen familia numerosa pueden alojarse en el penthouse del The Bernic Hotel, con dos habitaciones, salón, comedor y cocina es una excelente opción para familias de hasta a 6 personas. Los foodies y amantes de la comida pueden elegir el Row Hotel y comer en el “City Kitchen” un mercado de comida con diferentes puestos donde encontrar desde perritos de langosta, comida japonesa, mejicana o unas riquísimas hamburguesas. Si prefieres alojarte en Brooklyn y disfrutar del mejor skyline de Manhattan, en el barrio más de moda esta The Williamsburg Hotel, a sólo una parada de metro del centro.
Haz el turista (sin olvidarte de los niños)
Nueva York es un parque de atracciones para toda la familia. Puedes recorrerte la quinta y la sexta avenida y visitar Times Square y alrededor de estos lugares encontraras opciones para que los niños se diviertan sin salirte de la ruta adulta. Al lado del Rockefeller Center, por ejemplo, esta FDNY Fire Zone, un local de los bomberos de Nueva York con un camión autentico en el que los niños podrán ponerse casco, chaleco, tocar los mil y un botones y hasta conducir.
La entrada es gratuita y dentro hay una tienda donde todos los beneficios son para las familias de los bomberos que han tenido algún accidente estando de servicio. Otra opción, entre Times Square y la octava, es la atracción de National Geographic Encounter y la posibilidad de sumergirte en el fondo del mar sin mojarte, a través de un recorrido interactivo donde veremos el océano en tres dimensiones, podremos jugar con focas o ver desde muy cerca como es una ballena en tamaño real.
Museos para todos
Las salas de los dinosaurios y fósiles del Museo de Historia Natural probablemente sean las favoritas de los niños. Situado en el Upper West Side lindando con Central Park, este enorme edificio que ocupa 4 manzanas y tiene 46 salas de exposiciones es famoso por ser el escenario de la película Noche en el museo de Ben Stiller. Pasear por la cuarta planta supone un viaje en el tiempo hasta unos 245 millones de años atrás donde tu hijo alucinará con los esqueletos auténticos de dinosaurios, mamuts y todo tipo de animales prehistóricos.
El museo interactivo de miniaturas más grande del mundo esta al lado de Times Square. Gulliver’s Gate tiene hasta su propio aeropuerto donde despegan y aterrizan aviones, más de mil trenes repartidos entre 50 países y unas cien mil figuras humanas, incluidos a los Beatles pasando por el famoso paso de cebra de Abbey Road. Al entrar, tus hijos recibirán un pequeño tesoro, una llave que moverá diferentes maquetas de la exposición. Podrán hacer que los esquiadores desciendan una pista de nieve, que las barcazas navegen por el Nilo y sentirse como auténticos gigantes entre Moscú, Singapur o Nueva York.
Toca el cielo
La idea de subir hasta uno (o a todos) de los tres observatorios que tiene la ciudad y tocar el cielo les suena genial a los niños. Ya sea desde el mítico Empire State Building, el que fuera durante 40 años el edificio más alto del mundo hasta el Top of the Rock, disfrutar de las vistas desde lo más alto es una experiencia que no hay que perderse.
“El One World Observatory está en la zona 0, donde estaban las torres gemelas y es el más alto de la ciudad.. parece que vuelas. Estas incluso más arriba que los helicópteros que vuelan alrededor”, nos dice Peio Cuevas de SeeUSATours, tour operador receptivo en Estados Unidos.
Súbete a un barco
Ya sea para visitar la Estatua de la Libertad o para recorrer el río Hudson. Hay infinidad de barcos de todo tipo que realizan recorridos diurnos y nocturnos y algunos ofrecen la posibilidad de hasta cenar. Un barco gratuito que se puede coger sin esperar ninguna cola es el que va a Staten Island cada media hora. Desde ahí se ve la Estatua de la Libertad y es buena opción cuando las colas para visitar este monumento son hasta de 2 horas.
Otra manera de ver un barco por dentro (y hasta un submarino) es en el Intrepid, el Museo naval, aéreo y espacial de Nueva York. Situado en el muelle 86 de West Side Manhattan, este porta aviones americano tiene una zona habilitada para que los niños experimenten y puedan subirse hasta un cohete o utilizar el código morse para comunicarse. Además, pueden subir al timón de mando y ser pequeños capitanes por un ratito.
No te pierdas Brooklyn
Recorrer el puente de Brooklyn andando o en bicicleta es un planazo, las vistas de la ciudad desde ahí son espectaculares. Una vez al otro lado se puede recorrer la zona de DUMBO, justo a la salida del puente, visitar el jardín botánico o el Children´s Museum de Brooklyn que fue el primer museo para niños que se abrió en el mundo. Visita obligada merece Williamsburg. Los niños alucinaran con los graffitis que inundan las calles del barrio más moderno y cool de Brooklyn.
Photo: © David Bruce / Flickr

Comentarios

Deja una respuesta