Noticias

Dispositivos digitales están afectando a la capacidad infantil de «lectura profunda»

publisher

Lucia

La capacidad de leer profundamente está disminuyendo, especialmente entre los niños que están pasando de "aprender a leer" a "leer para aprender", según una investigación reciente. Esto afecta a niños alrededor de los nueve o diez años, según un artículo de The Guardian escrito por John R. MacArthur.

Una encuesta del Departamento de Educación de Estados Unidos reveló que las habilidades de comprensión de textos entre los niños de 13 años han disminuido cuatro puntos desde el año escolar 2019-2020, afectado por la Covid-19. Desde 2012, la caída ha sido de siete puntos en promedio. Los estudiantes con peores resultados cayeron por debajo del nivel registrado en 1971.

La pandemia y los confinamientos, que obligaron a adoptar el aprendizaje en línea, se señalan como una de las principales causas del declive.

MacArthur menciona que ha habido "curiosamente poca discusión" sobre el impacto de leer en pantallas digitales en lugar de textos impresos.

Leer textos digitales presenta desafíos en comparación con los impresos.

Los dispositivos digitales ofrecen múltiples distracciones y fomentan una lectura superficial, a menudo caracterizada por el desplazamiento y escaneo de textos. Un estudio del Teachers College de la Universidad de Columbia, dirigido por la Dra. Karen Froud, encontró que los niños de 10 a 12 años leían de manera más profunda los textos impresos que los digitales.

La lectura profunda implica no solo entender el texto, sino también su significado, requiriendo concentración sin distracciones. Este tipo de lectura es cada vez más difícil en un mundo digitalizado. La académica Maryanne Wolf y la autora Mirit Barzillai ya destacaron en 2009 los desafíos de la lectura profunda en la era digital. Según ellas, este proceso sofisticado incluye razonamiento inferencial, análisis crítico y reflexión, habilidades que el cerebro joven necesita años para desarrollar, pero que están en peligro debido a la cultura digital.

En Suecia, las escuelas están reintroduciendo libros impresos, tiempo de lectura en silencio y escritura a mano, en respuesta a la disminución en la comprensión lectora de los niños. Los padres también pueden fomentar la lectura de libros impresos en casa para contrarrestar los efectos de los recursos digitales.

Una encuesta de 2023 realizada por Two Sides mostró que el 65 % de los consumidores europeos prefieren leer libros impresos, y el 52 % cree que los niños aprenden más con materiales impresos que digitales. Además, el

45 % comprende mejor las noticias en formato impreso que en línea.

El conjunto de investigaciones sugiere que la impresión es mejor para el aprendizaje. Froud y su equipo, aunque reticentes a hacer recomendaciones estrictas para el aula, afirman que "todavía no deberíamos desechar los libros impresos", ya que observaron una ventaja en la profundidad del procesamiento al leer de forma impresa.

© SomosTV LLC-NC / Photo: © Bing IG

Comentarios

Deja una respuesta

NOTICIAS DESTACADAS