Noticias

Investigan cómo ayudar a niños con autismo a comprender a los demás

publisher

Lucia

La detección de las dificultades de compresión del lenguaje que puede presentar un menor es uno de los retos más complejos de la investigación lingüística. Los diferentes factores que intervienen en la comunicación —como las capacidades cognitivas y lingüísticas individuales de cada niño o niña o las habilidades interpersonales, entre muchos otros— dificultan tanto el diagnóstico como la puesta en marcha de las intervenciones específicas que contribuyen a mejorar la comprensión del lenguaje.
Ahora, un proyecto liderado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), denominado PROGESPRAG (Prosodia, gestualidad y pragmática), va a evaluar los mecanismos lingüísticos y comunicativos en el desarrollo infantil que promueven la capacidad de comprensión de los demás más allá de la literalidad de las palabras. En especial, se analizarán aspectos como la prosodia del habla y la comunicación gestual en menores que padecen trastorno del desarrollo del lenguaje (TDL) o trastorno del espectro autista (TEA).
"El objetivo es investigar dos elementos de la comunicación y del lenguaje que creemos que pueden ayudar a los niños y niñas con TDL o TEA en el proceso de comprensión del lenguaje, como la entonación del habla y la gestualidad del cuerpo. Se trata de dos elementos muy importantes en la comunicación, pero que se han estudiado menos, ya que en general se han analizado más otros aspectos, como la sintaxis o el vocabulario, a la hora de evaluar cómo los menores hablan o comprenden el lenguaje", apunta Núria Esteve-Gibert, responsable de este proyecto, miembro del grupo de investigación en Cognición y Lenguaje (GRECIL), adscrito al eHealth Center de la UOC, y directora del máster universitario de Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la UOC.
Análisis de los mecanismos de percepción lingüística y gestual
En concreto, este equipo de trabajo va a estudiar los mecanismos prosódicos y gestuales que contribuyen al desarrollo infantil y a la capacidad de comprensión del lenguaje y la comunicación de los menores, más allá de la literalidad de las palabras. "El lenguaje es una percepción compleja porque depende mucho de la intención con la que queremos transmitir los argumentos en cada momento y de la persona con la que nos comunicamos. Es más, en la interpretación del mensaje nos influencian muchos factores de nuestro entorno y de nuestro contexto, como puede ser el cansancio cognitivo o lo que creemos que quieren decir los demás, y todo esto afecta a la finalidad y a la comprensión del lenguaje. Captar los matices entonativos y los gestos que acompañan el habla, como la entonación y la gestualidad, puede ayudar a los niños y niñas con problemas de procesamiento gramatical y sociocognitivo a interpretar esta intención comunicativa de los demás", recalca la responsable del trabajo.
De este modo, el proyecto analizará la comprensión del lenguaje en unos
250 menores de entre 5 y 10 años de distintos centros educativos de Cataluña que presentan un desarrollo típico, un trastorno del desarrollo del lenguaje (TDL) o un trastorno del espectro autista (TEA), y comparará los resultados entre estos tres grupos.
"En este caso, los niños y niñas con autismo, por ejemplo, no tienen tantas dificultades con el lenguaje, sino más bien con el contenido social y comunicativo de las interacciones, pero estas dificultades pueden repercutir también en el lenguaje. Además, tienen dificultades para integrar información procedente de varios sentidos. Por ello, en este proyecto queremos ver si la prosodia y la gestualidad pueden ayudarlos a descifrar de forma más sencilla y rápida la información que les transmitimos", afirma Esteve-Gibert.
Photo: © Ketut Subiyanto / Pexels

Comentarios

Deja una respuesta