Noticias

¿Es posible acabar con el bullying en las escuelas?: La experiencia escandinava

publisher

Lucia

Para los padres de niños que sufren el matoneo de compañeros en la escuela, este problema resulta muy difícil de resolver. Hay ocasiones en que ni siquiera cambiarlos de escuela es la solución. En BBC Mundo nos hablan de la experiencia puesta en marcha en los países escandinavos.
El Programa Olweus alienta a la escuela a establecer expectativas muy claras para un comportamiento aceptable, y las consecuencias si se infringen esas reglas.
"[Las sanciones] no deberían ser una sorpresa para el niño", dice Limber. Los adultos deben actuar como modelos positivos a seguir, que refuercen los buenos comportamientos y muestren tolerancia cero ante cualquier forma de victimización.
También deben aprender a reconocer los lugares dentro de la escuela donde es más probable que ocurra la intimidación y supervisarlos regularmente.
"Todos los adultos de la escuela necesitan una formación básica sobre el
acoso: las personas que trabajan en la cafetería, los conductores de autobuses, el conserje", señala Limber
A nivel del aula, los propios niños organizan reuniones para discutir la naturaleza del acoso escolar y las formas en que pueden ayudar a los estudiantes que son víctimas de este comportamiento.
El objetivo, en todo ello, es conseguir que el mensaje anti-intimidación quede arraigado en la cultura de la institución.
Resultados positivos
Al trabajar con Olweus, Limber probó el esquema en varios entornos, incluida una implementación a gran escala en más de 200 escuelas en Pensilvania.
Sus análisis sugieren que el programa resultó en 2.000 casos menos de intimidación durante dos años. Es importante destacar que los investigadores también observaron cambios en la actitud general de la población escolar hacia el acoso, incluida una mayor empatía con las víctimas.
Los resultados de Limber no son los únicos que muestran que las campañas sistemáticas contra el acoso pueden generar un cambio positivo.
Todo el personal de la escuela debería estar alerta a las posibles señales de intimidación y matoneo.
Un metanálisis reciente, que examinó los resultados de 69 ensayos, concluyó que las campañas contra el acoso escolar no solo reducen la victimización sino que también mejoran la salud mental general de los estudiantes.
Curiosamente, la duración de los programas no pareció predecir sus posibilidades de éxito.
"Incluso unas pocas semanas de intervención fueron efectivas", dice David Fraguas, del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, España, quien fue el autor principal del estudio.
Atentos a las señales
La intimidación no acaba en la escuela, y Limber argumenta que los padres y cuidadores deben estar atentos a las señales que indican que puede haber un problema. "Debes ser proactivo al hablar sobre el tema, no esperes a que surja", dice.
"Puedes hacerlo como parte de una conversación del tipo: '¿Cómo van las cosas con tus amigos? ¿Tienes algún problema?'".
Ella enfatiza que el adulto debe tomar en serio las preocupaciones del niño, incluso si parecen triviales desde una perspectiva externa, al mismo tiempo que debe mantener una mente abierta.
"Escucha atentamente y trata de controlar tus emociones mientras las escuchas". El cuidador debe evitar hacer sugerencias apresuradas sobre cómo el niño puede manejar el problema, ya que esto a veces puede crear la sensación de que la víctima tiene la culpa de la experiencia.
Si corresponde, el padre o tutor debe iniciar una conversación con la escuela, que debe elaborar un plan de inmediato para asegurarse de que el niño se sienta seguro. "Lo primero es centrarse en ese niño y sus experiencias".
Crecer rara vez va a ser fácil: los niños y los adolescentes están aprendiendo a manejar las relaciones sociales y eso va a traer dolor y malestar.
Pero como adultos, podemos hacer un trabajo mucho mejor al enseñarles a los niños que ciertos tipos de comportamientos nunca son aceptables: no hay nadie a quien culpar sino a los mismos agresores.
Estas lecciones podrían tener un impacto generalizado en la salud y la felicidad de muchas generaciones venideras.
Photo: © Amazon

Comentarios

Deja una respuesta