Noticias

Cuentos tradicionales latinoamericanos para niños

publisher

Lucia

Cada cultura tiene sus propios cuentos infantiles tradicionales, y los de la América Hispana están entre los más creativos del mundo. En Etapa Infantil han recopilado algunos de los cuentos latinoamericanos cortos que todo niño debería leer al menos una vez en la vida.
- El conejo y el tigre
    Cierto día, un conejo pequeño y dócil estaba descansando en una pradera cuando de repente saltó sobre él, sin que pudiera darse cuenta, un enorme tigre.
    El conejo, asustado, solo tuvo tiempo a gritar:
    – ¡No me comas, tigre!
    El tigre se extrañó, y le dijo:
    – Conejo, he estado observándote durante días, esperando paciente para escoger el mejor momento. Estoy hambriento y te voy a comer.
    El conejo, lejos de rendirse y aún sabiendo que estaba metido en un buen problema, intentó lo siguiente:
    – Tigre, ¿acaso no me has visto? ¡Estoy muy delgado! Si me comes, apenas te serviré de aperitivo. En cambio, soy dueño de un rebaño de vacas muy grandes y apetitosas. Su carne es muy sabrosa. Si me perdonas la vida, te regalaré una y así tendrás comida para varios días.
    El tigre entonces recapacitó. ¿Y si fuera verdad? Una vaca resolvería su problema de cazar para comer durante varios días.
    – ¿Es cierto lo que me dices, conejo? ¿No me estarás engañando?
    – No, no, señor tigre. No osaría engañarte. Mis vacas están en lo alto de esa ladera-,  dijo el conejo señalando a lo alto de una colina cercana. Si quieres, vamos hasta allí y te las enseño.
    El tigre y el conejo se dirigieron hacia la colina. Cuando estaban cerca de la cima, el tigre vio unos bultos parduzcos a lo lejos. El conejo paró y le dijo:
    – ¡Ahí están, ahí están! Yo subiré para que bajen. Espera aquí, tigre, y la vaca correrá ladera abajo. En cuanto la tengas cerca, atrápala.
    Al tigre le gustó la idea de no tener que subir el resto de la colina pues ya estaba bastante cansado.
    – De acuerdo, conejo, esperaré aquí a la vaca. Ten cuidado con engañarme, que te estaré vigilando.
    El conejo subió a la cima de la colina. Pero los bultos que el tigre creía ser vacas, en realidad eran enormes piedras. El conejo, con ayuda de una rama y a modo de palanca, consiguió hacer rodar una de las enormes piedras y gritó:
    – ¡Vaca vaaaa! ¡Atrápala, tigre!
    El tigre, deslumbrado por el sol que lucía en lo alto de la colina, solo pudo ver un bulto que se acercaba, y cuando al fin se dio cuenta de que en realidad era una piedra, era demasiado tarde. ¡Ya la tenía encima! Echó a correr, pero la piedra le pasó por encima. Quedó tan magullado que en cuanto pudo se fue corriendo, asustado, para no volver nunca más.
Photo: © Árbol ABC, L.L.C.

Comentarios

Deja una respuesta