Noticias

Niños que odian las matemáticas: La culpa es de quienes enseñan

publisher

Lucia

Lo sospechábamos. Si las matemáticas son el principal escollo que cualquier niño encuentra en la escuela es por la forma en que esta asignatura se enseña y se examina. Investigaciones realizadas en la Universidad de Stanford, en California, señalan que la mayor culpa no es de los estudiantes. Estudios de comportamiento efectuados en miles de niños y adolescentes estadounidenses, pero también británicos, indican que fueron precisamente esas extenuantes tareas y pruebas de varias horas las que condicionaron nuestras capacidades de desarrollar nuestras habilidades matemáticas, contó BBC Mundo.
Es posible que nuestras dificultades relacionadas con álgebra y trigonometría tuvieron su origen mucho tiempo atrás, cuando recién dábamos nuestros primeros pasos en la aritmética.
¿Qué tienen de malo los exámenes?
Jo Boaler, profesora de matemática de la Universidad de Stanford, sostiene que la actual enseñanza de esta rama tiene mucho de procedimientos y cálculos, pero muy poco de entendimiento.
Por ello, la investigadora tiene en la mira a dos de los grandes culpables de nuestros problemas actuales (y de nuestros tormentos
pasados): los exámenes y las tareas.
"Los exámenes son muy malos para los estudiantes. Me hacían pensar que las matemáticas sólo tenían que ver con el rendimiento en lugar del aprendizaje", afirmó la autora del exitoso libro "El elefante en el
aula: ayudando a los niños a aprender y amar a las matemáticas".
"La tarea tiene el mismo problema. Me recuerda a llegar a casa pensando que iba a pasar muchas horas cumpliendo con los ejercicios", añade Boaler.
Seguramente muchos de nosotros conocemos profesores que considerarían descabellado calificar a los exámenes y las tareas como un obstáculo en el aprendizaje de las matemáticas.
Pero muchas investigaciones determinaron que la memoria de trabajo tiende a cerrarse cuando estamos estresados.
Y las pruebas de matemáticas cronometradas estresan mucho, ni sólo a los niños.
Aquí surge otro enemigo: el reloj.
Photo: © freeimageslive.co.uk

Comentarios

Deja una respuesta