Noticias

Monedas son lo que más tragen accidentalmente niños estadounidenses

publisher

Lucia

Entre los diferentes cuerpos extraños y potencialmente peligrosos que suelen tragar los bebés y niños en Estados Unidos, son las monedas las que más frecuentamente se relacionan con llamadas a los centros médicos, cuenta La Opinión.
De acuerdo al Manual MDS, si los objetos no digeribles son pequeños, pasan a través del sistema digestivo hasta que se eliminan con las heces. Sin embargo, los objetos más grandes o afilados, como palillos de dientes y espinas de pollo o pescado, pueden atascarse en el esófago o el estómago o en áreas del intestino pueden atascarse en el esófago, el estómago, en ciertas áreas del intestino o incluso en el recto.
En Entados Unidos, el objeto que se ingiere con más frecuencia es una moneda, mientras que en otros países son las espinas de pescado, según comparte la ADA, una empresa de salud global.
Entre los objetos no comestibles que más ingieren los niños se encuentran las monedas, piezas pequeñas de juguetes, tapas de bolígrafos, pilas, pinzas de cabello, pines y tornillos. Los adultos ingieren con más frecuencia, huesos de carne, espinas, palillos de dientes, huesos de frutas, así como dentadura postiza.
Sobre la ingesta de monedas en niños, Seattle Childrens indica que por lo general, es seguro, excepto por monedas de veinticinco centavos que tienen el mayor diámetro (24 mm).
Los objetos de 1 pulgada (25 mm) o más grandes a menudo causan problemas. También se incluyen los veinticinco centavos de 24 mm. Estos objetos más grandes pueden atascarse en el esófago y ocasionar dificultad para tragar y dolor de garganta o de pecho.
Los niños pueden tener arcadas, vomitar, babear o escupir y no querer comer ni beber nada.
La ADA señala que alrededor del 80 por ciento de las ingestas de cuerpos extraños pasa a través del tracto gastrointestinal sin causar complicaciones, especialmente los artículos pequeños y redondeados, como monedas, botones y canicas.
Puede requerirse intervención médica urgente cuando el objeto que se ingiere es grande, punzante o tóxico. Los objetos afilados pueden atascarse y provocar una perforación en el tracto digestivo.
“Una perforación permite que los alimentos, los jugos digestivos o el contenido intestinal, incluidas las heces, se filtren al abdomen. Dicha fuga es una emergencia médica porque puede causar peritonitis”, explica el Manual MSD.
Cuando se ingiere una pila de botó se requiere una radiografía urgente para ver dónde está. Si la batería está colgada o atascada y retirarla con urgencia. Seattle Childrens advierte que las pilas pueden causar quemaduras de bajo voltaje en 2 horas si se atascan en el esófago; e incluso las baterías “agotadas” pueden ser dañinas.
Los niños que tragan imanes también necesitan una radiografía para retirar los objetos con urgencia. Los imanes en diferentes puntos pueden atraerse a través de la pared intestinal. Pueden ocasionar una punción o bloqueo intestinal.
Photo: © slgckgc / flickr

Comentarios

Deja una respuesta