Noticias

Receta Infantil: Cheesecake al estilo New York

publisher

Lucia

El pastel de queso y fresas o cheesecake es uno de los favoritos de los niños. Esta receta publicada en el blog "Las recetas de MJ" presume de ser la auténtica (aunque tiene aportaciones), pero en la cocina, ya saben, ser tradicional es lo mismo que intentar innovar... Lo que importa es que esté rico.
INGREDIENTES
Para la base:
140 g de galletas Graham Crackers
80 g de mantequilla sin sal derretida
Para el relleno:
1 kg de queso crema a temperatura ambiente
20 g de harina de trigo
6 g de sal
200 g de azúcar
200 g de crema fresca o nata (o sour cream)
1 cucharadita de extracto de vainilla
3 huevos L a temperatura ambiente
Para acompañar:
Mermelada de fresas
Fresas
Para la nata montada:
500 ml de nata para montar (crema para batir) Azúcar glas al gusto
PREPARACIÓN
Trituramos 140 g de galletas Crakers (Digestive o María). Incorporamos
80 g de mantequilla sin sal derretida y trituramos un poco más.
Utilizaremos un molde desmontable de 22 cm. En la base colocamos una hoja de papel vegetal y enmantequillamos y enharinamos las paredes.
Echamos la galleta en el molde y la alisamos bien. Horneamos durante 10 minutos con el horno precalentado a 200 ºC.
Para el relleno echamos en el vaso de la batidora 1 kg de queso crema tipo Phildelphia a temperatura ambiente. Incorporamos 20 g de harina de trigo, 6 g de sal y mezclamos con la pala plana. Batimos hasta conseguir una textura cremosa. Incorporamos 200 g de azúcar, 200 g de creme fraiche (o de sour cream) y 1 cucharadita de extracto de vainilla.
Batimos durante 3 minutos a velocidad media, bajamos la mezcla de las paredes e incorporamos los huevos de uno en uno. Echamos un huevo tamaño L y batimos hasta incorporar. A continuación echamos un segundo huevo y batimos. Mismo proceso con el tercer huevo. Una vez integrados los huevos, mezclamos con una espátula para remover bien la mezcla. Echamos la mezcla en el molde . Bajamos la temperatura a 150 ºC y horneamos durante 70 minutos. Pasado el tiempo apagamos el horno, abrimos ligeramente la puerta y colocamos un tope. Dejamos la tarta enfriarse de esta manera durante 1 hora. Y una vez fría a la nevera durante un mínimo de 6 horas. Yo recomiendo dejarla de un día para otro.
Para desmoldarla pasamos un cuchillo por el borde, y abrimos el molde con cuidado. Cortamos una porción para servir. Acompañamos de nata bien montada, mermelada de fresa y unas fresas frescas.
Photo: © rodrigokvera / pixabay

Comentarios

Deja una respuesta