Noticias

“Así es mi mamá”: No todas las madres son Barbies

publisher

Lucia

“Así es mi mamá”: No todas las madres son Barbies
 
Si siempre se hace hincapié en que los niños acepten las diferencias en sus propios compañeros, pocas veces se habla de los sentimientos de pudor o vergüenza incluso que pueden sentir niñas y niños respecto de sus progenitores, en el plano físico, frente a un modelo creciente que exalta la perfección. La argentina Gabriela Burin, que acaba de ser elegida para exponer en la Feria del Libro Infantil de Bologna, ha publicado “Así es mi mamá”, sobre una niña cuya mamá tiene unos cuantos kilos de más...
 
Es la historia de una niña que cuenta cómo es su mamá, exuberante y con sobrepeso, que se desmarca del estereotipo del relato clásico por su forma de ser, de reírse, de vestir en colores de arco iris y jugar, dice Télam.
 
Burin, presenta un libro tan conmovedor como contemporáneo,  con un conjunto de textos e ilustraciones en el que una niña cuenta sobre su mamá, a la que poco le importa la mirada ajena y mas le interesa el vínculo que construye con su hija.
 
Una mamá que es grandota, se ríe muy fuerte, se relaja tomando una copa de vino en un baño de inmersión, tiene bigotes, se tropieza todo el tiempo -y el mundo parece quedarle chiquito-, cocina galletitas de unicornio y juega a la par que su hija pero también puede estar horas en silencio mientras trabaja frente a la compu. La madre de Así es mi mamá, el segundo libro de Burin, habla de las muchas madres que habitan el mundo real.
 
¿Porque quién podría definir la perfección del modelo de madre sino los hijos y las hijas, con quienes se construyen vínculos, se entregan tiempos, se despliegan cuidados, se ofrecen universos? Como muestra Burin en esta obra, más importa ese lazo íntimo que el imaginario colectivo que traza un deber ser. Como dice la niña de este libro en la primera página: “Mi mamá es única en su especie. Podría estar exhibida en un museo”. Cada madre es única y misteriosa en función de quién la mire.
 
“Me interesó cuestionar el modelo de mamá ideal, de mamá perfecta.
Además de ser un modelo que ya está añejo, no nos representa. Es imposible de cumplir, solo nos genera malestar y frustración. Me pareció importante poder visibilizar otras maternidades posibles. Maternidades más reales. Mostrar que la maternidad no es color de rosa. Que puede ser de todos los colores del arcoiris”, dice la autora del libro.
 
Así es mi mamá (Fondo de Cultura Económica) es el segundo título de Burin como autora integral, es decir, de textos e imágenes. El primero fue Cenicienta a la pimienta, que publicó Ediciones Del Eclipse y hace poco reeditó Syncretics Press para Estados Unidos, donde también se propuso invertir el relato tradicional con “una cenicienta que está lejos de los estereotipos de belleza aceptados y que no sigue ningún protocolo de buenos modales: toma el vino de la botella, usa a su gato como abrigo”.
 
En este nuevo volumen, visualmente muy colorido y con muchos detalles, la mamá narrada desde los ojos de una hija “se toma el tiempo para darse un baño de inmersión. Toca el saxofón. Son cosas que hace para ella, por su propio placer, más allá de la maternidad. Pero también dedica tiempo a hornear galletitas y a leer cuentos, y eso es algo que hace por y para su hija. Me parece importante habilitar el poder disfrutarnos como mujeres, más allá de la maternidad. Darnos estos permisos, sin culpa”, sostiene la autora, que en el texto juega con ese intento por “desacralizar y terminar con las categorías totalizadoras”.
 
Photo: © Fondo de Cultura Económica
 

 

Comentarios

Deja una respuesta