Noticias

Algunos mitos sobre el homeschooling

publisher

Lucia

Son los Estados Unidos uno de los países del mundo donde más se practica la educación en casa, normalmente asociada a circunstancias particulares de dificulta de desplazamiento o a cuestiones morales, religiosas o ideológicas de los padres. Ahora, con la pandemia, el homescholing está creciendo exponencialmente. En Verificado nos hablan de ciertos mitos sobre esta fórmula para la formación de los niños.
Mito: «Los padres y las madres que educan en casa no trabajan y tienen mucho dinero» Falso. El censo realizado en el 2019 por Sustenta ABP, destaca que las formas de las familias de obtener sustento económico y realizar homeschooling se estima así: en el 57% de los núcleos el padre trabaja, el 22% ambos (padre y madre) trabajan y se dividen el tiempo con sus hijos e hijas, el 14% de las familias tienen un negocio, el 6% la madre de la familia trabaja y costea todo, en tanto que otro 1% tiene otros modelos de ingresos, por lo que las formas varían.
“Otro mito es que los padres o madres que educan en casa no trabajan, es verdad que en unas familias que deciden educar sin escuela reciben apoyo económico de su pareja, sin embargo, también hay muchos papás que trabajan ya sea por cuenta ajena o por un negocio propio, incluso conozco casos de mamás solteras que están haciendo homeschool y lo están haciendo de maravilla, es sólo cuestión de organización y de darle un plus a tus días”, explicó Ángel Holguín, director del Sistema Educativo Libros Águila en una transmisión sobre Introducción al Homeschool quien lidera una editorial con convicción cristiana que además promueve programas con validez en el extranjero de aprendizaje en casa.
Un estudio realizado por la Universidad de Concordia, en Canadá, encontró que los padres toman una serie de consideraciones previo a tomar la decisión de educar en casa; aunque trabajen y tengan recursos limitados, optan por el homeschooling por diversos motivos.
“Las familias que educan en casa que participaron en el estudio reflejó una variedad de motivaciones y experiencias. Algunos padres querían asegurarse de que sus hijos no estén expuestos a situaciones políticas, ideas sociales o religiosas con las que no estaban de acuerdo, mientras que otros padres rechazaron la estructura de escolarización tradicional.
Entre las familias que optaron por la educación en el hogar, algunas siguieron los planes de estudio existentes o diseñó planes de lecciones para sus hijos. En otros hogares, los niños establecieron su propio aprendizaje, rutinas y prioridades”.
Mito: «No podrán entrar a la Universidad/educación superior que desean por no haber estado en escuelas» Falso. El estudio de la Home School Legal Defense Association señala que “El fin de la educación formal en el hogar no es el fin del camino educativo para la mayoría de los graduados de la educación en casa. Más del 74% de los adultos educados en el hogar de 18-24 han tomado cursos de nivel universitario, en comparación al 46% de la población general de los Estados Unidos. Tenga en cuenta que casi la mitad (49%) de los encuestados en este estudio todavía estaban a tiempo completo estudiantes y muchos de ellos aún no habían recibido sus grados, lo que posiblemente resulte en números más bajos de títulos obtenidos realmente reportados por educadores en el hogar. Aun así, los graduados de educación en casa se mantienen firmes en comparación con la población de Estados Unidos en general”.
El Canadian Centre for Home Education publicó también un estudio titulado “Are there significant differences in academic achievement between homeschooled and conventionally schooled students?”, en donde comparó a 212 estudiantes convencionales de tercer grado y a 186 estudiantes de sexto grado con la misma cantidad alumnos educados en casa para ver sus avances académicos.
“Los resultados indicaron que los estudiantes de tercer y sexto grado escolarizados en casa obtuvieron puntuaciones significativamente más altas que los estudiantes de educación convencional en lectura”, señala el estudio.
“Los resultados de escritura mostraron que no hubo diferencias significativas entre los dos grupos. Se concluyó que los niños educados en el hogar que participaron en este estudio no están sufriendo académicamente por su experiencia de educación en el hogar”.
Photo: © anaterate / pixabay

Comentarios

Deja una respuesta